Ya sé que ayer te dije que iba a seguir desconectada unos días, pero hay algún post que me gustaría escribir antes de irme de viaje, más que nada porque luego ¡se me va a acumular el trabajo!. Una de esas entradas es sobre cómo anunciar que estamos esperando un hijo. Ya sé que no hace falta discurrir mucho para hacerlo, basta con contárselo a quien te apetece y punto, pero últimamente he descubierto formas originales de anunciar un embarazo al resto del mundo con originalidad y gracia.

Una de ellas fue la que utilizó aquí Padres en Pañales, en la que explica paso a paso cómo consiguieron su foto-anuncio. Hay varias versiones de este estilo en el que son los pies los protagonistas de la noticia. Puedes colocar zapatos en el suelo, o hacer una foto de vuestros pies y luego, con cualquier programa o aplicación de móvil añadir fechas en la foto. Otra puede ser escribir mensajes en la pared, o para los amantes de los enigmas, la idea de los imperdibles en la que quien reciba la noticia tenga que pensar un poco. Si es el segundo (o tercer, o cuarto…) embarazo, queda gracioso que aparezca el pequeño o pequeña de la casa con alguna ecografía o cartel que anuncie que la familia se amplia, aunque para esto ármate de paciencia porque ya se sabe, las fotos con niños no siempre salen a la primera.

Un poco currado hubiera quedado mejor

Un poco currado hubiera quedado mejor

Nosotros somos de los que preferimos dar las noticias en persona, pero siempre hay gente a la que vas a tardar en ver o vive lejos y quieres decírselo antes de que la criatura haga la comunión, así que para informar a nuestros amigos maños, que son de los importantes los que más lejos tenemos, nos decantamos por esta opción. Fácil, con un lápiz de ojos, la barriga al aire y un poco de pulso tienes la foto. Lo cogieron a la primera. Y eso que la foto no es muy buena, deprisa y corriendo lo dibuje frente a un espejo mientras Mandfriend les enviaba whastapp. (Por cierto, perdón por las pintas)

Para el tú a tú en las respectivas familias, lo que hicimos fue ronda de visitas en la que el Miniser llevaba el predictor con el positivo marcado en la mano, previamente lavado, eso sí, y se lo daba a familiares varios. Nos reímos bastante porque el 90% de los visitados, de entrada, hicieron preguntas tipo ¿por qué lleva un termómetro, está malo? ¿cómo le dais un termómetro para jugar? ¿qué lleva en la mano? -un test de embarazo -¿y para qué le dais eso? Ahhhhhhh ya lo cojo!!.

Aclaradas las cosas, pasamos a las felicitaciones, achuchones y comentarios diversos. Visto esto, saco de conclusión varias cosas:

  • que da igual cómo lo cuentes, siempre será una noticia bien recibida.
  • diseñadores de test de embarazo, piensen en cambiar el formato para no confundirlo con termómetros, no vaya a ser que caiga en manos de alguna persona despistada y se vuelva loc@ tomándose la temperatura
  • si tienes tiempo, que ganas seguro que tendrás, prueba a hacer un montaje o foto como las propuestas, porque aunque lo hayas gritado a los cuatro vientos y escrito en todas las redes sociales, aunque no quede nadie en la faz de la tierra desconocedor de tu noticia, siempre tendrás un recuerdo chulo del primer momento de tu nueva vida.