El otro día, una amiga me dejó en el muro de Facebook un video que me impresionó gratamente. En él, se puede ver cómo un bebé que apenas sabe hablar, cae a una piscina y sabe mantenerse a flote haciendo la plancha hasta que le vienen a rescatar. Vale que el video es una ficción, que está preparado y que en ningún momento iban a dejar que el niño se ahogara, pero la manera en que el pequeño consigue quedarse flotando y pedir ayuda es real. Es importante en la época que estamos no bajar la guardia ni descuidar un segundo a los chiquitines que pasan el verano junto a piscinas y junto al mar.

Todos sabemos que un segundo puede ser decisivo para que sin saber cómo sucedió, ocurra la mayor de las tragedias. Por eso, esta idea de enseñar desde lo más pronto posible a los niños a valerse por sí mismos en el agua para evitar una desgracia me parece algo muy importante para tener en cuenta. Son muchas las vidas que se pierden cada verano por culpa de un agua que no se sabe combatir, y con métodos y prácticas como esta se podría lograr que las fatales estadísticas que nos golpean al finalizar las vacaciones quedaran en un mal recuerdo del pasado.

Pincha en este enlace y mira el video: Bebe flotando

Estas imágenes en las que podemos ver un bebe flotando por sus medios, con la ropa puesta, y pidiendo ayuda me hace tener esperanza en que se pueden reducir esas cifras de ahogamientos si todos ponemos un poco de nuestra parte y acudimos a centros donde puedan enseñarnos estas técnicas de llamemos, supervivencia. También te diré que ha habido muchos detractores de este video, en el que se han quejado por haber hecho sufrir al bebe durante un rato dejándole flotar y pedir ayuda sion que nadie le auxiliase. Yo no creo que realmente le hayan dejado allí los cinco minutos que dice el video, sino que se trata de una dramatización para hacernos ver que realmente  este pequeñín sabe cómo mantenerse a flote y a salvo durante un tiempo mínimo para que acudan a ayudarle. Que lo importante del video, es concienciarnos de que podemos aprender (independientemente de la edad que tengamos, también es verdad) a valernos por nosotros mismos en una situación crítica en el agua y con ello, salvar nuestra vida, además de enseñar a los más chiquitines a responder eficazmente ante un peligro que en verano sobre todo, tienen muy cerca.

Sería ideal que corrieran a cargo de los ayuntamientos o concejalías y se desarrollaran en piscinas municipales, pero tanta utopía no vamos a exigir en un sólo post, así que nosotros, de momento, nos conformaremos con buscar un centro cercano donde este invierno nos den clases de cómo salir a flote, al menos en una piscina.

Y a tí, ¿qué te ha parecido el video? ¿conocías este método de enseñanza?