El Miniser se hace mayor, de eso no hay duda. Y una de las cosas en las que lo hemos notado es en que los baños se han convertido en actividades de riesgo: posibles resbalones, caídas y golpes al querer ponerse de pie mientras le bañamos o durante las duchas exprés que a veces tocan cuando tiene el día guarrete y no quiere ver el agua ni para beber. Así que para evitar futuras lamentaciones, buscamos soluciones antideslizantes.

Lo primero que se nos vino a  la cabeza fue aumentar la familia de patos que ya poblaba la bañera. Esas figuras de plástico con ventosas que se adhieren al suelo y evitan resbalar. Luego se nos ocurrió dejarnos de dibujitos y comprar directamente una alfombrilla, que hiciera la misma función anti resbalones pero más cómoda a la hora de quitar y poner (toda de una vez) para limpiar esa humedad que ennegrece las ventosillas y que aparece de un día para otro como los familiares inoportunos, sin avisar.

Miré alfombras de las que te comento, pero ninguna me convencía para un baño infantil. Quería algo que le diera un poco de alegría además de seguridad. Pero como todas eran parecidas, a punto estaba de comprar una cuando me encontré con algo que llamó mi atención en la red: vinilos adhesivos antideslizantes para los baños. Era una página molona que descubrí por casualidad y que hacía que mi monedero me mandara señales para que gastara en ella. Se llamaba Nicolasito.

Leí las características de estos vinilos especiales y me convencí: seguros, bonitos e higiénicos. Era lo que yo quería. Lo que no fue fácil fue elegir el modelo, porque ¡me gustaban todos!. Al final, por el colorido y el diseño me decidí por el de los peces de colores. La formalización del pedido en esta web es rápida y cómoda, y su distribución muy efectiva. Desde que dí al ok en la compra online sólo tardé 7 dias en tener mi pedido en casa, con un embalaje cuidado y seguro. Ayyyy ¡que ganas tenía de poner los vinilos nuevos en la bañera y ver cómo quedaban!.

Las instrucciones para colocarlos son fáciles: limpiar y secar la superficie donde van a ir colocados. Distribuirlos según nos parezca y pegarlos. Puede parecer que al tratarse de adhesivos se van a despegar con el remojo contínuo al que van a a estar sometidos, pero están especialemente preparados para eso. Y su textura rugosa pero sin que aprezca una piedra pómez, nos asegura que van a cumplir a la perfección con su función de evitar resbalones. Además, son mucho más higiénicos porque no se acumula humedad ni suciedad en las ventosas como con otros artículos.

vinilos antideslizantes

No he colocado la barrera y los juguetes para lucir los peces bien ;)

Para que te hagas una idea, la foto anterior (ya sé que tengo que mejorar el tema fotográfico pero no me da el tiempo para más) es la comparación de cómo teníamos antes la bañera del Miniser, con sus cuatro patos mal avenidos acotados por la barrera de la que te hablé un día aquí, y cómo está ahora de bonita y alegre con los peces de Nicolasito nadando alegremente con sus burbujitas. En nuestro caso, como la bañera es grande elegimos el formatos grande de los dos que hay para vinilos de este tipo, y aunque podíamos haber puesto todos los peces en el suelo preferimos dejar uno para colocar en un lateral y darle más vida al asunto. Puedes echar un vistazo no sólo a la página de Nicolasito sino también a su blog, donde te dan ideas para dar un nuevo estilo al baño con los diferentes modelos de los que disponen. Pero no te limites a ver sólo esta sección de vinilos para los baños, porque te estarías perdiendo un montón de boniteces como pegatinas para marcar ropa o juguetes, juguetes en sí mismos o vinilos decorativos de distintos tipos para decorar su habitación, la tuya e incluso ¡la casa entera con su sección de vinilos navideños!

Yo estoy encantada con mi compra, y que quede claro que no es un post patrocinado, que está escrito desde mi más sincera opinión como madre ahora relajada cuando su pitufo está a remojo y libre en un baño sin resbalones.

¿Te animas a dar un aire nuevo a tu baño?