No creas que chocheo y que voy a volver a escribir la entrada de ayer. Está relacionada pero no es la misma. Ayer te decía lo que he incluído en la bolsa maternal que pienso llevar al hospital, y hoy el post va sobre qué tipo de bolsa maternal en sí he comprado. Como soy muy indecisa, y un poco vaga últimamente para ir de compras, he tardado bastante en decidirme y encontrar una a mí gusto que pudiera ver y palpar en persona para comprarla a gusto. Y esta es la que elegí…

Cuando nació el Miniser nos regalaron una de estampado muy mono, pero que no pegaba nada con los sacos que habíamos escogido para el carrito. Pero como nos la dieron sin ticket y no teníamos otra pues tiramos con esa hasta que no dio más de sí. Lo bueno, fue que nos permitió saber qué cosas queríamos y cuales no de la nueva bolsa que comprásemos en esta ocasión. Mis gustos son míos y tal vez no estés de acuerdo, pero por si te pueden servir mis consejos en algún momento aquí te cuento que características buscaba en las bolsas y por qué.

  • Tamaño casi grande: no quería una maleta de cabina de avión, pero buscaba un bolso mayor que los tipo panera aunque no tan grande como un maletón. Que se pudiera llevar bien colgado del manillar del carrito pero que a la vez tuviera capacidad. Así me ahorro de llevar a aparte mi bolso y encima ahora, tendremos que meter en la bolsa maternal lo de ¡dos churumbeles!
  • Sin solapa, por favor!: Mi carrito tiene manillar corrido, cosa que recomiendo 100%. Si estás pensando comprarte uno valora está opción ¡muy mucho!. Así que como ya me había pasado varios meses luchando con una solapa que cada vez que intentaba abrir chocaba con el manillar y me entorpecía en los momentos más críticos, léase por ejemplo querer coger una toallita rauda y veloz porque mocos/caca/vómitos han aparecido de forma explosiva, tenía claro que esta vez con cremallera era suficiente. La solapa me sobraba.
  • No plastificada: la otra lo era y puede que tal vez me diera mal resultado, pero acabó con el plástico ajado y roto por mil costuras. Piensa que es algo que vas a usar a diario, que va a llevar mucho trote así que asegúrate que el material con el que está hecha es bueno y resistente.
  • De polipiel: al vivir en el norte, imprescindible que fuera impermeable, y si no la quería plastificada la opción que más me convencía era de piel, tipo cuero suavecito. Me enseñaron unas de Tuc Tuc que la tela era normal al tacto y me aseguraban que repelía el agua, pero no terminaron de convencerme. No veía yo muy claro que esa telita resistiera los chaparrones de la tierruca sin mojar su interior. Tal vez una llovizna aguantase pero veinte días seguidos de lluvias sin cesar… no terminé de creerlo. Además, la polipiel es muy limpia porque pasas una toallita multiusos y la tienes impecable.
bolsa maternal

Estos modelos me gustaban, y el de Walking Mum me traía loca!!

  • En tonos neutros: los sacos que tenemos para el grupo 0 y para el capazo son grises con topitos blancos, pero el saco para la silla es muy colorido, en rojo vivo con rayas de colores y un gran pirata estampando el frontal, así que mejor un color que fuera con todos (aunque he visto otro saco para la silla que tal vez me pegue el capricho). Blanco era muy sucio, negro un poco fúnebre (al menos los que me enseñaban). Al final el gris fue la opción que se llevó el premio gordo.
  • Que tuviera bandolera: otra cosa imprescindible, no sólo quería llevarle colgado del manillar sino que debía tener asa larga para poder llevarlo como bandolera o bolso colgado al hombro, ya que no siempre estás con el carro a cuestas. Por suerte, casi todos las marcas y modelos coinciden en que si son de bandolera son además del tamaño casi grande que te comenté en el punto 1.
  • Con bolsillos exteriores: hay cosas que sueles usar muy a menudo, y me hubiera gustado que tuviera bolsillos por fuera donde meter el móvil, unos pañuelos de papel, o cualquier cosa que sueles coger a menudo sin tener que estar abriendo la bolsa y rebuscando, pero no pudo ser, y de sacrificar algo, este punto fue el que se quedó fuera.

Y con estas prioridades me lancé a buscar por las tiendas hasta que encontré este de la marca Pirulos, el que ves en la foto destacada, que cumple casi todos los requisitos y aunque no es tan fashion como los que tenía en mente y te he enseñado en el collage me gustó mucho. Es muy amplio, suave, de buen material, sencillo pero coqueto, y encima, estaba rebajado casi 30 aurelios!!! Así que por 46 euritos me dije no miro más, me quedo con este. Me hubiera gustado ver en vivo los que tenía ojeados por internet, pero no encontré ninguno en tiendas físicas de mi ciudad y/o alrededores. Ya se que también podía haberlos comprado online, pero no quise arriesgarme y pensé que mejor bolsa maternal en mano que cien imágenes navegando.

¿Tú que bolsa elegiste?