Por fin me he comprado una bolsa maternal. La que tenía del Miniser acabó echa polvo, al ser plastificada estaba ajada, fea, rota, así que fue directamente a la basura y ahora que tengo una nueva, sencilla pero estilos a, me he puesto con la tarea de llenarla con las cosas que creo recordar que me harán falta para el momento M, (o momento P, de parto).

Estas son las cosas que pienso llevar al hospital. Puede que se me olvide alguna importante, o que incluya otras que tú no veas relevante, pero es lo bueno de los blogs, que nos damos ideas así que si ves que algo falla no dudes en decírmelo, no vaya a verme metida en faena y sin algo imprescindible que sabías que podría necesitar. Voy a basarme en las listas que normalmente acompañan las canastillas para intentar que no se me quede nada olvidado, y teniendo en cuenta que daré a luz en un hospital público en el que sé ya de antemano que te surten de casi todo. ¡Empezamos!:

PARA MI:

  • Bragas. La otra vez las llevé desechables, y fue un despropósito. No sé si me equivoqué de talla pero no me valían, además de ser incómodas. Sí que es una pena llevar unas monas porque las manchas y estropeas, pero tengo en el cajón unas cuantas bastante usadas que pasado el parto me estarán grandes (espero) así que esas son las que llevaré. Así, cuando recupere algo de figura, tendré motivos para renovar vestuario íntimo y empezar a sentirme otra vez sexy y mona.
  • Sujetadores de lactancia: si piensas dar el pecho (o al menos intentarlo) llévate un par de ellos al hospital. Puede que te recomienden que andes despechugada para fomentar lo del contacto piel con piel, pero si eres de pechamen hermoso, casi seguro que te sentirás más cómoda con los surtidores recogidos y no desparramados, sobre todo cuando lleguen visitas. Que al final prefieres no usarlos allí, pues mejor, pero tampoco te han ocupado tanto en la maleta.
  • Zapatillas: unas cómodas y monas. ¡Y chanclas! que aunque los hospitales están limpios nunca están de más para cuando vas a la ducha. Si no quieres cargar, puedes optar sólo por las chanclas. Yo llevaré las dos cosas porque aquí en Invernalia en febrero no hace para andar con los pinrreles al aire!
  • Neceser con productos de aseo: gel, champú y acondicionador tamaño viaje. Crema hidratante para la cara y cuerpo. Cepillo y pasta de dientes. Cepillo del pelo y un par de gomas u horquillas para poder recogérmelo. Con estar limpia vale, ya me pondré más mona cuando llegue a casa.
bolsa parto hospital

Empezamos a prepararla…

  • Compresas: llevaré de las normales. Al menos en el hospital que me corresponde te surten de todas las compresas de esas ligeritas tipo pañal que necesites. Incluso te dan para que te lleves a casa. Así que con tener unas pocas en casa y un buen surtido de las extrafinas súper ultra me vale. Prefiero cambiarme más a menudo y no sentir que tengo el paquete de un torero.
  • Cargador del móvil: no necesita explicación de porqué es necesario.
  • Bata: en mi caso no necesito camisón porque me le dan en el hospital, no es muy glamuroso pero me vale. La bata sí que la llevo para ir un poco decente por los pasillos, pero una finita, que seguramente tengan la calefacción a tope.
  • Hambre: para quitarme el antojo de jamón, queso y embutido. Así que si alguien que me está leyendo pensaba llevarme flores o bombones que se deje de historias y me prepare un buen bocata de ibéricos para metérmelo en vena.

PARA ELLA:

  • Bodis: aunque también la pondrán bodis que tienen ellos no está de más llevarla unos cuantos (tres o cuatro).
  • Conjunto de primera puesta: para salir fashion del hospital. También puede ser un pelele o pijama bonito y abrigado, pero mira, aunque vayamos directamente a casa que su primer contacto con el mundo real la pille bien vestida.
  • Chupete: aquí hay quien dice que es contraproducente para la instauración de la lactancia y puede que lo sea, pero la otra vez nos vino muy bien y el Miniser cogió la teta como si no hubiera un mañana así que por si las moscas…
  • Pañales talla 1: o la mñas pequeña que haya de la marca que vayas a utilizar. Si vas a un hosptal público seguramente también te los den, pero son tan pequeños que total, no ocupan nada y nunca están de más en la bolsa.
  • Toquilla: en los hospitales públicos suelen proporcionar mantitas, pero estas suelen estar bastante usadas, así que si quieres, puedes llevar un arrullo, muselina o toquilla tuya de casa para que sea más acogedora.

Además, no debes olvidar la cartilla o libreta de Control del embarazo, tu DNI y tarjeta sanitaria.

En principio esta es mi bolsa preparada para el día temido-esperado. ¿Crees que me falta o sobra algo?