Va a hacer un mes que llevamos usando el cojín de lactancia FeddFriend de Nuvita, y tras este tiempo, puedo asegurar que estoy encantada con él.

Cuando Nuvita me propuso probar alguno de sus productos, no me decanté por ninguno y dejé que ellos me asesoraran. Así que me recomendaron probar  ¡en primicia!  este innovador cojín. He de reconocer que hasta ese momento, no me había llamado la atención usar un artículo de ese estilo, es más, en la lactancia de Rober lo intenté con uno prestado y pensé que era una pérdida de dinero comprar uno, ya que era algo engorroso tener que estar colocándolo cada dos por tres en cada toma y total, te podías apañar igual con una almohada que tuvieras por casa. Pero el cojín de Nuvita me ha sorprendido por diferentes motivos.

El primero, es que este cojín FeedFriend tiene un sistema de ajuste que hace que permanezca en su sitio durante toda la toma ¡y el tiempo que tú quieras!. Con un niño de dos años correteando por casa te puedo asegurar que esto de no tener que estar quita y pon con el cojín es un plus, ya que muchas veces durante una toma tengo que levantarme para evitar algún desastre, poner un chupete o alcanzar algún juguete que me evitará una rabieta. De esta manera, aunque tenga que levantarme o moverme del sitio, cuando vuelvo a sentarme no tengo que perder (más) tiempo en colocar de nuevo el cojín para una lactancia más cómoda, ¡el cojín ya está colocado en mí!. Su sistema de clip con elástico hace que sea imposible que no se adapte a la medida de tu cintura, ya que es regulable, así que lo mismo es un cojín de tu talla, que de la del padre de la criatura para que también lo use si le da biberones, por ejemplo.

Además de esto, incluye un bolsillo interior para guardar por ejemplo, una botella de agua, que ya sabemos la sed que da el que nuestras tetas sean botijos de los pitufos, a medida que les vacían más líquido necesitamos. A mí me gusta el agua, o el líquido que sea, bien fresquito, pero es verdad que es muy útil tener en ese bolsillo interior una botellita para un por si acaso, o unos pañuelos desechables, un chupete de repuesto o lo que te apetezca tener a mano y que cuando estás dando el pecho siempre te acuerdas que has olvidado coger.

Como las fotos dando el pecho se dan por hecho...

Como las fotos dando el pecho se dan por hecho…

Nuvita ha pensado en todo, por eso ha diseñado el cojín de manera que podamos desenfundarle fácilmente y que su limpieza sea sencilla. Al estar compuesto por algodón 100% OEKO-TEX, asegurando que no vamos a encontrar sustancias nocivas ni alérgenos en su tejidos, podemos estar tranquilas de que no va a dañar la delicada piel de los bebés ni la nuestra. Pero como de todas maneras hay que lavarlo, la calidad de su tejido nos permite que con unas vueltas en la lavadora se quede como nuevo y de paso, mientras seca, puedes cambiar el diseño del cojín con una funda diferente. Hay cinco modelos distintos para elegir, para todos los gustos. El nuestro por ejemplo es el de tonos rosas con dibujos de ositos, aunque eso es por un lado, ya que por el otro es de rayas blancas y rosas. Y por si no fuera poco, nos regalaron otra funda extra para intercambiarlas de lunares azules, de esta manera tenemos ¡tres cojínes en uno!.

Resumiendo, que el cojín FeddFriend de Nuvita, nos tiene encantados a todos en casa. A mí porque me ha evitado acabar con una fuerte contractura en el cuello y hombros al no tener que soportar el peso de la pitufa mientras le doy de mamar, a ella porque está toda panchorrona y cómoda apoyada en las suaves microperlas que lo rellenan, al papá de las criaturas porque también lo utiliza para apoyar a la retoña mientras juega con ella o la mece sobre sus piernas. Al hermano de la susodicha porque así la tiene a mano para hablarla y achucharla cuando la colocamos en el cojín como si fuera un minisofá. Porque no sólo lo utilizamos como cojín de lactancia, qué va, como te cuento, la solemos colocar como si de un sofá se tratase, arropándola con los bracitos del cojín, para que esté incorporada viendo el mundo. También como cojín para nosotros, que no veas que siestas más buenas te puedes echar cuando apoyas la cabeza en él, como apoyo para la tablet mientras vemos la tele, como tope para que la enana no se escape si la tumbamos un ratito en el sofá o en la cama del hermano… Vamos, que es un cojín de lactancia ¡más que aprovechado!

Y tú ¿usas o has usado cojines de este tipo? ¿Qué te parece el sistema de ajuste a la cintura con que nos sorprende Nuvita?