Toda pareja que se aventura a tener un retoño se enfrentará, tarde o temprano, a tres preguntas básicas provenientes de casi toda persona que se acerque a ellos en las semanas sucesivas a que notifiquen el embarazo. La primera,  recién conocida la noticia de que se está esperando un nuevo churumbel en la familia, es inminente: ¿para cuando estáis?. Esta puede ir acompañada de otra que vale tanto para ese momento como para semanas futuras ¿y qué quieres, niño o niña?.

La segunda cuestión en orden cronológico será ¿Ya sabeis lo que es? y dependiendo de la respuesta, afirmativa o negativa, la tercera pregunta será a continuación o algún  tiempo mas tarde ¿Y cómo se va a llamar?. Claro que entre estas preguntas pueden darse otras muchas más, dependiendo del nivel de confianza que tengamos con el interrogador o de su nivel de cotilleo. Así que hoy, siguiendo con la línea del post Cómo anunciar un embarazo, vamos a dar opciones para responder a la cuestión número dos, o lo que es lo mismo, Cómo anunciar el sexo del bebé.

Estas galletas nos hubieran servido pero no soy muy buena repostera

Estas galletas nos hubieran servido pero no soy muy buena repostera

Nosotros en esta ocasión hemos sido muy tradicionales, dentro de las nuevas tecnologías, claro. Tras salir de la ecografía y con espectación al otro lado del móvil, fuí enviando whatsapp con foto del momento acompañada de mensajes varios en los que desvelaba que en esta ocasión, llegaría una meona a nuestras vidas.

En el caso del Miniser fue distinto. Por motivos laborales del Manfriend acudí sola a la consulta, ya que sabía que seguramente me desvelarían el sexo y llámame rara, pero no quería que se enteresa nadie antes que su propio padre. Me dijeron que era niño. Y a punto estuve de llamarle para decírselo sabiendo que le haría el hombre más feliz porque era lo que él quería. Pero me contuve. Caí en la cuenta que su cumpleaños era justamente dos días después, así que pensé ¿que mejor regalo que darle esa alegría?. Me guardé el secreto, que no creas que no me costó, durante dos laaaargos días. Compré una galleta monísma aunque insípida con forma de cochecito azul y esa vez, en vez de tarta, tuvo un dulce muy especial que le decía que tendríamos un chicarrón. A partir de ahí, al resto de la humanidad que se interesó por nosotros, se lo dijimos normal, de palabra o por teléfono cuando coincidía la ocasión.

Una opción algo elaborada

Una opción algo elaborada

Pero ya que ahora está de moda hacer las cosas con un poco más de gracia y originalidad, si tienes un rato puedes innovar en cómo dar estas noticias de diferentes formas. Por ejemplo, si eres amante de las fotografías, puedes retratar tu barriga con un lazo rosa o azul, jugar con pinturas que representen el sexo o con algún articulo o prenda significativa. Para las manitas de la repostería puedes hacer una tarta que al cortarse, desvele si será niño o niña según el color del relleno. Con carteles escritos a mano, con letras decorativas, con alguna manualidad como crear un rasca que resuelva el misterio..

Con un sencillo lazo

Con un sencillo lazo

Si se te da bien la cocina prueba a clickar en esta foto y descubre la receta completa para sorprender a todo el mundo

Todo vale si tienes tiempo e imaginación. ¿Se te ocurre alguna idea más?