aceite anti estrías

Ya te comenté aquí una vez que mi primer embarazo no conseguí librarme de las estrías. Tal vez por genética o porque soy poco constante con las cremas. El caso es que ahora, con dos embarazos a las espaldas y a la tripa, tenía el abdomen aparte de coldonguero, a juego con los típicos trajes carcelarios haciéndome sentir como una cebropótama.

De mi último intento por esquivar las estrías en el tercer trimestre, me quedó en la estantería del baño un bote de Aceite Bio Oil, ese producto revolucionario que promete eliminar o al menos reducir, estrías, cicatrices y otras marcas varias que tengamos por la piel. Entre mi poca voluntad y que no me creo la propaganda cosmética no daba un duro por obtener resultados con ese aceite, pero me propuse ser más constante en mi vida y era fácil empezar a serlo con una simple crema. Así que eso hice.

Dos veces al día, mañana y noche, me embadurné con el aceite bio oil la panza y aledaños. Puede que no me lavase la cara o dejase la cocina sin recoger, pero no me salté el ritual en más de 21 días, que son los que dicen que hacen falta para instaurar un hábito.

Cual ha sido mi sorpresa, mes y medio después de comenzar el reto personal de intentar ser más constante, al darme cuenta que mis estrías, aquellas que hacían de mi barriga un paso de peatones, se han reducido de forma más que considerable. No he hecho un estudio científico ni fotos del antes y después, una pena por cierto, pero así, a ojo de buen cubero podría decirte que se han reducido y algunas eliminado en un 85% aproximadamente.

En 40 y pocos días han pasado de ser gruesas grietas en la piel, todas de un color violáceo oscuro, algunas más bien negruzco, a ser finas líneas blanquecinas que pueden pasar desapercibidas si no se miran desde muy cerca.

Claro que aún queda alguna marca rosada, pero pequeña y discreta. Pero la gran mayoría apenas se notan a simple vista, y eso amiga mía, no me lo hubiera creído semanas atrás.

Por eso te aconsejo, si estás embarazada, acabas de estarlo, has comenzado una dieta o tienes ya las estrías en tu piel como un inquilino de renta antigua, que no dejes pasar más tiempo y empieces ya mismo a untarte de este aceite milagroso.

También vale para cicatrices de otro tipo y marcas varias, eso sí, has de vencer la pereza y no saltarte la dosis diaria. Bueno, si una noche se te pasa o una mañana vas con prisa tampoco va a pasar nada, pero lo importante es que intentes dártelo dos veces al día el mayor tiempo posible. En el envase aconsejan tres meses, pero te aseguro que a partir del primer mes ya notarás los cambios.

Que conste en acta que este no es un post patrocinado, ¡ojalá! Porque el aceite en cuestión aunque cunde y es eficaz no es muy barato que digamos. Depende de donde lo compres su precio puede oscilar entre 9 y 12 euros, por lo menos en los sitios que yo he visto. Así que como puedes ver, este post es una opinión sincera y personal de mi experiencia y lo bien que me ha ido con este producto. Que oye, si los jefazos de la marca me quieren suministrar algún envase para seguir testando el aceitillo a lo largo del tiempo por mí no tengo inconveniente.

Como dato extra, te diré que aunque es aceite no es nada graso. Se absorbe rápidamente, dejando un aroma agradable y una piel suave. Es tan poco graso, que yo en mi vagueza suprema, algún día me le extendido por la cara por no estar sacando la hidratante y te puedo jurar que me ha dejado el cutis nutrido y resplandeciente, sin efecto graso. Y te lo digo yo que he de usar cremas siempre cremas oil free porque a la mínima me salen granos y más brillos que a un traje de luces.

Lo dicho, si quieres evitar futuras estrías, o reducir en lo posible las que ya tienes no lo dudes, prueba este aceite. Seguro que te convence.