Volvemos…siendo cuatro

Hace casi dos meses que no publico un post. Casi dos meses en los que mi vida ha cambiado de nuevo, mi cuerpo sigue en proceso de transformación inverso al de los últimos meses, mi mente va a mil por hora y con las hormonas que siguen de okupas bailando a sus anchas por mi interior. En esta cuarentena larga de creatividad han ocurrido muchas cosas, Sigue leyendo

Síndrome de Estocolmo y otras neurosis de la preñez

Llevo unos días que me noto afectada por este síndrome tan propio de película de Hollywood. Mi cuerpo está secuestrado por un pequeño ser. Esta pequeña tirana lo ha modificado, me impide descansar, me dicta lo que puedo o no comer, rige mis horarios y mis rutinas. Tengo unas ganas tremendas de ser liberada y recuperar la potestad de mi organismo y sin embargo, quiero que se quede conmigo y me siga haciendo sentir bien. Quiero seguir secuestrada.

Sigue leyendo

¿Caminas igual que educas?

Soy observadora por naturaleza, me gusta fijarme en las actitudes de las personas cuando no se dan cuenta de que las observas. No sé si fue esta curiosidad algo voyeur lo que me llevó a estudiar psicología o fue a raíz de los estudios cuando me empecé a fijar más en el compartamiento de los demás, el caso es que me entretiene un montón y me divierte que no veas. Y el otro día, en esas estaba, observando desde la silla de la terraza de un bar cuando llegué a la conclusión de una mariteoría: que por lo general, cada uno camina igual que educa.

Sigue leyendo

RetoMes de Noviembre: Dos horas

Esta vez le tocó a La Mamá de Alvaro ser la organizadora del #RetoMes, y aunque al principio parecía sencilla su propuesta, al final, no lo ha sido tanto. Su reto consistía en pasar dos horas fuera de casa en pareja y sin niños. Disfrutar de la compañía exclusiva de nuestros costillos haciendo algo juntos, algo que seguramente, en el día a día, recordamos como una vieja hazaña de nuestros tiempos mozos de tanto tiempo que ha pasado ya. Yo pensé que que era pan comido, pero al final, se complicó el asunto…

Sigue leyendo